La posverdad como nueva forma de formar opinión

El año pasado se consolidó a nivel mundial una nueva forma de relacionarnos con la verdad, al surgir el término de la “posverdad”; para el Diccionario Oxford, que la nombró como el término del año 2016, “denota circunstancias en que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública, que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal”.

Este término tuvo repercusiones en la realidad: empezamos a ver que en campañas políticas celebradas en diferentes países, diferentes políticos empezaron sin empacho y sin rubor a hacer afirmaciones que no se sustentaban cuando se revisaban y verificaban; eso fue evidente en los casos de la campaña que logró el retiro de Gran Bretaña de la Unión Europea y en la que llevó a la Casa Blanca a Donald Trump en Estados Unidos. Hablamos del término de la “posverdad”.

La periodista Soledad Gallego-Díaz, nos recuerda que en la política de no pocos países la “negación absoluta de los hechos, de los datos y de la evidencia, sin la menor precaución ni decencia, está a la orden del día en conferencias de prensa, comparecencias públicas y discursos ante Parlamentos o instituciones“.

Dada la trascendencia que tuvo este término, surgió en los periodistas la urgencia de definir, comprender y decidir qué actitud se debía tomar para enfrentar el fenómeno de la posverdad, que significaba dejar de lado como guía para la acción a la verdad construida a partir de hechos verificables y comprobables, lo que tendría repercusiones más allá de la coyuntura.

Se estaba dinamitando un concepto nacido con la idea de la ciencia y del conocimiento sistemático a partir de un método que permite llegar a obtener en sucesivas aproximaciones a la verdad, el conocimiento en el que hay acuerdo generalizado por la manera en que se alcanzó; los hechos objetivos ceden su lugar como motor de acción y de visión del mundo a la emoción y la creencia personal (por cierto, los primeros son algunos de los valores en los que se sostiene la formación universitaria de nuestros días).

En los siguientes artículos se encontrará una discusión del término y de sus significaciones para el futuro:

Rubén Amón. ‘Posverdad’, palabra del año.

Raúl Trejo Delarbre. Con ustedes, la posverdad.

Entender el fenómeno de la posverdad es relevante para quienes se están preparando para ejercer el periodismo; la gran pregunta es cómo lograr en este mundo de la globalización. que las historias generadas a partir del oficio periodístico y publicadas en medios de comunicación “tradicionales” tengan más relevancia que las llamadas noticias falsas (la otra cara de la posverdad).

mentiras

Actualización al 19 de abril de 2018.

En este nuevo entorno de la posverdad, las noticias falsas se han colocado en el ambiente social en numerosas partes del mundo.

Estudios en dos países distintos indican que las noticias falsas tienen una presencia relevante; en el caso de nuestro país, una encuesta de Parametría, indica que su presencia se debe que se está tendiendo a dejar de enterarse de las noticias en los medios tradicionales de comunicación.

Y este fenómeno es extensivo a un país como España, en el cual en 2017 se estimó que 86% de los españoles no distingue las noticias falsas de las verdaderas. Aún más, 4% de los encuestados afirma haber creado alguna “fake news”, y la mitad de ellos reconoce haberlas distribuido.

Las noticias falsas se han presentado en diversas redes sociales; hemos visto que Facebook ha sido un espacio relevante para su difusión, pero también lo ha sido Twitter.

Un amplio estudio acerca de las “fake news” en Twitter, pero cuyas implicaciones son aplicables para toda gran red social (Facebook, YouTube, entre otras), encontró que una historia falsa alcanza 1,500 gentes más rápido que una historia verdadera, y que afirmaciones falsas (o mentiras) tenían 70 por ciento más probabilidad de ser retuiteadas que las noticias libres de errores y apegadas a la verdad. Y lo que es más preocupante, no es que se deba a la acción de bots, sino que parece que está más relacionado con la naturaleza humana.

El estudio plantea dos hipótesis acerca de las razones por las cuales las noticias falsas tienen un mejor comportamiento: la primera, tiene que ver que las noticias falsas parecen ser más “novedosas” que las noticias verdaderas; en segundo lugar, las noticias falsas evocan y generan más emociones que un tuit normal, lo que se analizó con una herramienta que analiza los sentimientos; se tienden a usar palabras asociadas con sorpresa y con disgusto.

La consecuencia de este estudio, según el periodista Robinson Meyer, es que se puede sugerir que las plataformas sociales no alientan el tipo de comportamiento que refuerza y apoya un gobierno democrático. En plataformas en las que cada usuario es un lector, un escritor y un editor, aumenta la posibilidad de que se pueden expresar falsedades, verdades a medias o con imprecisiones, generando así un cúmulo de desinformación.

Y no está claro cómo se puede revertir esta tendencia hacia la falsedad. Una opción es el proceso de verificación de la información (fact-checking), el cual no necesariamente puede cambiar la opinión de quienes creen las noticias falsas.

Concluye Meyer que este es un momento peligroso para cualquier sistema de gobierno basado en una realidad pública compartida y común.

Todo lo anterior no significa que ya no tiene sentido estudiar comunicación y periodismo. Al contrario: se refuerza la urgencia de prepararse para encontrar cómo revertir esta tendencia hacia un mundo en el que se aceptan verdades a modo en perjuicio de una verdad incómoda común que permite una realidad común en la cual sea posible discutir los asuntos públicos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s