Educación para los tiempos de neoliberalismo

Los alumnos que han tomado clase conmigo saben que tengo una serie de ideas que dan sentido a mis clases, una de ellas clave: que para su formación profesional necesitan una serie de conocimientos básicos que les ayudarán a saber en dónde están parados y que deben salir de su zona de confort.

Corrientes pedagógicas que cada equis tiempo se presentan como la solución para solucionar el desarreglo en que se encuentra la educación en México ven como desechables a los conocimientos generados por las humanidades y disciplinas como la historia, la filosofía, la sociología, entre otras; tales corrientes tienen el común denominador de que los conocimientos de las ciencias sociales y las humanidades son superfluos en esta etapa de la globalización.

En la medida en que fui editor a lo largo de seis años de un blog y de una página, ambos de ciencia y tecnología, estoy de acuerdo en el país necesita impulsar que más jóvenes se interesen por estudiar carreras de perfil científico y tecnológico.

Sin embargo, esta manera parcial de ver la educación es contraproducente.

Nos encontramos en una época en la que los conocimientos de ciencias sociales y de humanidades están siendo desplazados en importancia de los programas de estudio en diversos niveles educativos, lo que considero un error. En la siguiente cita se expresa con claridad que el problema central de nuestra actual cultura es:

“[E]l haber ido olvidando la responsabilidad de transmitir a las jóvenes generaciones el rico patrimonio de ideas y de obras que el hombre ha concebido durante su turbulenta historia. El habitar el instante y vivir en un presente sin raíces es uno de los rasgos centrales de nuestro tiempo“.

Estamos haciendo que los jóvenes se conviertan en unos nuevos bárbaros, aquellos que son útiles para las necesidades del actual mercado mundial globalizado: se busca que no piensen, que no sean críticos y que se centren en las labores para las que fueron preparados por el sistema educativo; esto es, “los dejamos a merced de las fuerzas del mercado” y los estamos privando también “de un derecho crucial: elegir una tradición desde la cual pensarse a sí mismos“.

La falta de esas herramientas para entender qué momento de la civilización están viviendo los jóvenes significa que les estamos privando también de su capacidad de pensamiento y crítico independiente para enfrentar el mundo globalizado y neoliberal que les tocará enfrentar.

Finalmente, no sólo es necesario dotar a los jóvenes de esos pensamientos en los que las fuerzas del mercado quieren sumirlos, sino que es menester también sacarlos de su zona de confort para llevarlos hacia su zona de aprendizaje, en la que desarrollarán su capacidad crítica y su crecimiento personal.

¿Se consideran parte de los nuevos bárbaros? ¿Se atreven a soñar y a realizar esos sueños?

Para profundizar en estas ideas:

Los nuevos bárbaros

Humanities teach students to think. Where would we be without them?

En cuanto a la zona de confort, ver el siguiente video:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s