Las elecciones federales de 1994 en México según los noticiarios 24 horas de Televisa y Hechos de Televisión Azteca, 3 de enero al 29 de abril de 1994

En este año 2015 se cumplen 21 años de la realización del primer monitoreo de elecciones federales en México realizado por una organización no gubernamental, la Academia Mexicana de Derechos Humanos (AMDH). Sergio Aguayo Quezada, entonces presidente de la AMDH, impulsó la idea de que los derechos políticos eran también derechos humanos y consideró relevante alentarlos en nuestro país. Esa idea fue muy importante en un contexto del régimen con hegemonía del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el cual se asumía democrático, pero que en los hechos era antidemocrático.

Por ejemplo, cada vez que los resultados de los procesos electorales que le eran adversos, el partido en el poder hacía todo lo posible para no respetarlos. Inclusive, sucesivas fases de los procesos electorales eran controladas por el Estado (empezando que las autoridades electorales eran funcionarios gubernamentales). Otra faceta relevante de este conjunto de mecanismos de control eran los medios masivos de comunicación: la prensa escrita, la radio y la televisión sólo presentaban información favorable del gobierno e ignoraban o descalificaban a los opositores, con lo que no se cumplía un requisito esencial de un proceso democrático: que los electores contaran con información objetiva que les permitiera votar de manera informada.

En ese contexto, se ubica la relevancia de este primer informe acerca de la manera cómo los dos principales noticiarios nocturnos de la televisión en esa época, 24 Horas de Televisa y Hechos de la entonces recientemente privatizada TV Azteca, cubrieron las campañas presidenciales de 1994. Para tal fin, se conformó un pequeño equipo de investigación en el que participaron Luz Paula Parra Rosales y quien escribe estas líneas, el cual durante el año previo se dedicó a diseñar y a aplicar una metodología basada en el análisis de contenido que arrojara cifras duras de cómo realizaban estos noticiarios la cobertura de los diversos partidos. Se sabía que ambos espacios privilegiaban al PRI y a sus candidatos, pero era necesario cuantificar y determinar el grado de desequilibrio.

Así, por primera vez este informe, dado a conocer en mayo de 1994, documentó que había una desproporción en la forma como se cubrían las actividades electorales en favor del PRI y de sus candidatos a la presidencia (Luis Donaldo Colosio y, cuando murió asesinado, Ernesto Zedillo Ponce de León).

Las conclusiones y las cifras que presenta este informe serán de utilidad para los ciudadanos interesados en conocer cómo cubrían las dos principales televisoras los procesos electorales en México hace 21 años; una posible conclusión es que, desafortunadamente, no ha cambiado mucho la cobertura, la cual sigue favoreciendo al partido del régimen.

Finalmente, la publicación de este informe aportará datos que dan cuenta de la forma como Jacobo Zabludovsky, periodista recientemente fallecido y conductor titular de 24 Horas por varias décadas, cubrió el relevante proceso electoral de 1994.

Quedan en el tintero muchas ideas, pero las iré comentando en el camino. Por supuesto, son bienvenidos comentarios y observaciones.

P. D. Se agregó al final del informe un glosario para facilitar la lectura. Asimismo, este informe fue incluido en un libro escrito en colaboración con Luz Paula Parra Rosales: Los procesos electorales en los medios de comunicación: Guía para el análisis de contenido electoral en México. (México, Universidad Iberoamericana-AMDH, 1995).

 

Inequidad y miedo: las elecciones federales de 2006 vistas por la televisión

Mucho tiempo se discutieron las condiciones en las cuales se desarrolló el proceso electoral federal de 2006 en México. En esa elección, el panista Felipe Calderón Hinojosa derrotó a Andrés Manuel López Obrador (AMLO), candidato de la Coalición Por el Bien de Todos (encabezada por el PRD) .  En ese proceso electoral se observó que una campaña “de contrastes” o negativa podía ser exitosa para eliminar la ventaja que tenía el candidato López Obrador al principio del proceso electoral. Tal situación generó enojo entre un segmento de los votantes que consideraron que la elección había sido fruadulenta.

A partir de esta situación, en 2007 Propuesta Civica, Asociación Política Nacional,  realizó una investigación para tratar de entender lo que había sucedido el año anterior. Los investigadores principales fueron Javier Treviño Rangel y quien estas líneas escribe, con la colaboración de Pilar Tavera y la asesoría de Sergio Aguayo Quezada. En la descripción pormenorizada del proyecto se lee lo siguiente:

El vinculo entre los medios, las elecciones y los votantes se ha convertido en un elemento central de consolidación o retroceso de la democracia en el país: a) porque las campañas negativas se han implantado como la manera preferida de proselitismo electoral y porque sus implicaciones en el avance de la democracia son cuestionables; b) porque la inequidad en el acceso de los partidos de oposición a la televisión sigue siendo una práctica cotidiana en diversos estados del país. Esta investigación revisa a la televisión como un canal para transmitir el mensaje de los partidos (sus spots), pero también como un actor que toma decisiones y se involucra en la lucha por el poder (otorgando un mejor trato a ciertos partidos en detrimento de otros). Para ello, la investigación se ha desarrollado en dos partes: se hace un análisis sobre la inequidad durante las campañas y se indaga el posible impacto de la campañas negativas en la participación y percepción de los votantes.

Esta investigación cubrió dos elementos centrales para el desenlace de ese proceso electoral: el grado de inequidad en el acceso de los partidos a los medios de comunicación durante las campañas electorales y se exploró el uso del miedo (en particular, el despliegue de pánicos morales) como estrategia para atraer (o enajenar) votantes, así como el impacto de las campañas negativas en la percepción del electorado.

Mediante una investigación rigurosa que se apoyó en las encuestas de opinión pública levantadas ese año, se evidenció el impacto que los spots negativos tuvieron sobre la percepción de la imagen del candidato de la CPBT, López Obrador. El despliegue de las campañas negativas tuvo efectos en la inhibición de la participación de voantes, en la creación de una atmósfera crispada y en una reactivación de la desconfianza en las instituciones y procedimientos electorales.

Asimismo, se comprobó que en 2006 la inequidad en el acceso de los partidos a los medios de comunicación seguía siendo una práctica sostenida a lo largo del país. Se demostró que la cobertura televisiva de información de campañas tendío a dar mayor espacio al partido que ocupa la gubernatura, con lo que las televisoras otorgaron un trato privilegiado a quienes se encuentran en el poder en el ámbito geográfico en el que se encuentran. Esa doble dimensión se combinó e  influyó en el resultado de las elecciones presidenciales de 2006.

Cabe destacar que esta investigación ganó el primer lugar en la “Evaluación de las Actividades Editoriales de Educación y Capacitación Política y de Investigación Socioeconómica y Política para el Financiamiento Público a las Agrupaciones Políticas Nacionales durante el año 2007”, en el rubro de “Investigación socioeconómica y política 2007” del Instituto Federal Electoral (IFE).

Les dejo la investigación que puede ser citada, dando el crédito correspondiente.

Presentación de ideas principales de tesina sobre monitoreo electoral en México 1994-2000

En una entrada previa se presentó mi tesina titulada “Monitoreo electoral de cobertura televisiva de las elecciones federales en México: Análisis de la experiencia de la Academia Mexicana de Derechos Humanos, 1994-2000“.

En esta ocasión, comparto la presentación que sintetiza los aspectos principales de esa investigación desarrollada en la AMDH; puede ser de interés en la medida que están sintetizadas sus principales ideas, así como una serie de gráficas que dan cuenta de la modificación de la cobertura televisiva, la cual tendió a ser más equitativa en las elecciones de 2000 respecto de las elecciones previas (en particular, las de 1988 y 1994).

Por supuesto, que esta obra puede ser utilizada a condición de citar la fuente y dar crédito al autor.

Monitoreo electoral de cobertura televisiva de las elecciones federales en México

Entre 1992 y 2001 colaboré en la Academia Mexicana de Derechos Humanos (AMDH) realizando monitoreo de la cobertura de medios de comunicación, principalmente, televisión, en el contexto de la observación electoral impulsada desde organizaciones como Alianza Cívica (hubo otra vertiente menor en el tema de protección a periodistas).

Esta actividad fue posible gracias al apoyo de Sergio Aguayo Quezada quien me invitó a preparar una metodología basada en el análisis de contenido para evaluar la cobertura que los medios de comunicación realizaban de los procesos electorales en México a principios de los años noventa. Fue una experiencia enriquecedora que permitió conocer con datos duros la inequidad existente en los medios que tendía a favorecer sistemáticamente al Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Esta actividad sistemática se sistematizó en la tesina “Monitoreo electoral de cobertura televisiva de las elecciones federales en México: Análisis de la experiencia de la Academia Mexicana de Derechos Humanos, 1994-2000“. Esta obra constituye una sitermatización de la metodología aplicada a la cobertura electoral de medios de comunicación, así como de los resultados alcanzados en este proceso que permitieron una mayor presencia de los diferentes partidos políticos en los noticiarios en las elecciones de 2000.

(Desafortunadamente, esa equidad se terminó agotando en las elecciones federales de 2006 y 2012 . En ese sentido, deberíamos ocuparnos en la búsqueda de la equidad perdida antes que las elecciones pierdan la credibilidad que aún tienen.)

Esta tesina da cuenta del trayecto intelectual que dio pie a elecciones más equitativas en el año 2000. Puede ser descargada y citada, siempre y cuando se dé el crédito correspondiente.

Los medios de comunicación después del 2 de julio de 2000 y sus relaciones con el Estado y la sociedad

Tengo algunos textos sobre medios de comunicación y elecciones que inicié hace ya varios lustros que quiero recuperar y ponerlos en línea. Y como es año nuevo, hay que poner manos a la obra, y empiezo con esta presentación para una conferencia organizada por Flacso, Instituto de Investigaciones Sociales, UNAM, Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa, después de las elecciones federales de 2000. Como recordarán, en esas elecciones Vicente Fox “sacó al PRI de Los Pinos”, pero no generó las condiciones para lograr una real transformación del régimen político mexicano (y ya conocen el resto de la historia que aún sigue desarrollándose).

En ese contexto, trabajando en la Academia Mexicana de Derechos Humanos, AMDH, fui invitado a participar en un seminario que devino en la obra El 2 de julio: reflexiones posteriores, coordinado por Yolanda Meyenberg Leycegui, en el cual se abordaron las consecuencias de esta victoria para la democracia, los partidos políticos y los medios de comunicación en México después del 2000. Y lo que escribí fue una evaluación de las consecuencias de la victoria de Fox en los medios de comunicación.

En el documento abordé el contexto de las elecciones, el papel de la televisión en las elecciones, así como lo que se podría esperar de la relación televisoras con el nuevo gobierno y la sociedad. Y, lamento, no haberme equivocado en lo que podría suceder:

Es posible que pese más en el ánimo del futuro presidente ganar a los medios como aliados en las transformaciones que le interesa impulsar y le permitan obtener la mayoría en el siguiente Congreso. De este escenario se desprende la posibilidad de que Fax estuviera dispuesto a renovar los pactos que los medios tenían con el régimen priista (141)

Y en el caso de los dueños de los medios de comunicación, apunté:

La nueva situación política puede llevar a los dueños de los medios a pensar que la discrecionalidad que priva en materia de concesiones de radio y televisión sea costosa debido a que podría revertirse en su contra, por lo que tal vez se interesen en una certidumbre jurídica que habría de ser negociada mediante nuevas reglas.

Y la combinación del interés del gobierno Foxista por ganar las elecciones y de los dueños de las televisoras a terminar con la discrecionalidad, tuvo, según entiendo, como desenlace la llamada Ley Televisa.

Sin embargo, en ese texto apunté que la sociedad tiene un papel que jugar (el cual sigue siendo aún más vigente que entonces):

A la sociedad le corresponde impulsar cambios en la materia de medios de comunicación en el sentido de transformar la legislación y volverla acorde con la nueva realidad política del país.

Este tema se agrega a la agenda ciudadana ya cargada que tenemos, pero tenemos que impulsar cambios a la brevedad. Si quieren leer completo el texto, lo pueden descargar aqui.

P.D.: El seminario tuvo intervenciones interesantes y participaron, entre otros, Mauricio Merino, Roy Campos, Luis Salazar y Gabriel Székely, entre otros, Por cierto, la presentación de Raúl Trejo Delarbre “¿Cómo deslindar la responsabilidad de los medios de comunicación en los procesos electorales?”, pueden ser descargado aquí.