Democracia: medios de comunicación y elecciones en México

Este libro es el resultado de un estudio desarrollado en Fundar, Centro de Investigación y Análisis, en el cual quien esto escribe fue uno de los autores, en específico el encargado de la investigación empírica, mientras que Javier Treviño Rangel realizó la investigación teórica e interpretación, y Sergio Aguayo Quezada fue el responsable de la supervisión, interpretación y redacción.

En la introducción del resumen ejecutivo se afirma que:

De acuerdo al IFE, la cobertura televisiva de las elecciones presidenciales de 2006 fue equitativa en tiempos e imparcial en contenidos. Esta investigación refuta dicha conclusión y demuestra que, con algunas excepciones, persistió a inequidad y la parcialidad, y que las campañas negativas, además de ilegales, influyeron en el contenido de noticiarios. Fenómenos similares se encontraron en elecciones locales realizadas en 2007 y 2008, y en la cobertura mediática de la llamada Ley Televisa. Otro aspecto valorado en este estudio es el creciente uso de internet como arma política.

Y la principal conclusión de la investigación fue que:

La cobertura en medios electrónicos sigue padeciendo inequidad en tiempos, parcialidad en contenidos y campañas negativas. En el trasfondo, está el enorme poder e influencia de las televisoras.

Se llegó a esta conclusión mediante la aplicación de la metodología del análisis de contenido en 13 campañas electorales estatales celebradas entre 2007 y 2008, en algunas estudiando la cobertura informativa que dieron a los partidos contendientes, y en todas analizando las campañas proselitistas de los partidos políticos. Esos resultados fueron contrastados con los hallazgos de una revisión de la cobertura de las campañas electorales de 2006 que concluyó que hubo parcialidad en la cobertura de esa elección controvertida por parte de medios locales.

Asimismo, se detectó la presencia de campañas negativas en YouTube en casi todas las elecciones locales analizadas (no hubo presencia de las mismas en televisión abierta debido a la aprobación de la reforma electoral constitucional de 2007 que prohibía la compra de tiempos a terceros en medios electrónicos).

De manera complementaria, se realizó un monitoreo de la cobertura que tres noticiarios de la ciudad de México (Hechos, de TV Azteca, El Noticiero con Joaquín López Dóriga y Once Noticias del Canal 11 del IPN) dieron de la discusión en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de la llamada “Ley Televisa”, con el objetivo de establecer si la inequidad y parcialidad estaban restringidos a los comicios o si se extendían a otros temas.

Fue una investigación amplia que abordó diversos temas relacionados con medios de comunicación y elecciones que dio cuenta que existían carencias tan serias en la democracia mexicana y a llevar a proponer algunas recomendaciones sobre lo que debiera investigarse por parte de organizaciones de la sociedad civil interesadas en la democracia.

Esta es una asignatura pendiente aún después de varios años que se publicó esta investigación.

El texto puede ser citado, dando crédito a los autores.

Análisis de gastos de campaña en Yucatán 2010 por el FCF

Frente Cívico Familiar (Participación Ciudadana, A. C.) en coordinación con Alianza Cívica

Boletín de prensa

Monitoreo del gasto de las campañas de los partidos políticos en Yucatán 2010, el caso de Mérida

Mérida, Yucatán, 20 de abril de 2010

  • Se detectó un considerable gasto de los partidos políticos en publicidad exterior fija en Mérida.
  • El PRI fue el partido que desembolsó más dinero en publicidad exterior fija en Mérida, superando a otros partidos, entre ellos el PAN; estimamos que el PRI gastó 23% del tope de campaña de la contienda para presidente municipal de Mérida.
  • Se ha generado una sobreexposición de propaganda electoral que ha vuelto a los candidatos una mercancía, vaciando las campañas de contenidos y poco aportan a los votantes; es fundamental convocar a un debate entre candidatos para que el votante conozca las propuestas de los candidatos.
  • Detectamos en las calles de Mérida una excesiva propaganda partidista en publicidad exterior fija que nos lleva a considerar que los gastos de los partidos políticos son elevados; exigimos que se reduzca el financiamiento público y se impulse la iniciativa ¡Ya bájenle! de ciudadanos y Alianza Cívica.

El Frente Cívico Familiar (Participación Ciudadana, A. C.) realiza una observación de gastos de campaña de los partidos políticos en las elecciones de 2010 en Yucatán, en particular en la ciudad de Mérida. La principal conclusión del estudio confirma que los partidos políticos están realizando gastos significativos en publicidad exterior fija en elementos tales como espectaculares, parabuses, publivallas, pantallas electrónicas, bardas y lonas colocadas (consulte el informe general para mayor información y conocer el procedimiento empleado para obtener las cifras que presentamos).

Se observaron las principales vialidades de Mérida, Yucatán, en el periodo comprendido entre el  22 de marzo y el 11 de abril de 2010. Se siguió un procedimiento para determinar el valor a precios de mercado de esa propaganda colocada por los partidos políticos; el análisis de la información nos permitió contabilizar 1,918 casos de propaganda electoral en publicidad exterior fija en las vialidades recorridas de Mérida; los partidos políticos gastaron durante el periodo analizado la cantidad de cuatro millones 206 mil 343 pesos.

Estimamos que el PRI es el partido que más ha gastado en la campaña electoral de Mérida: realizó un desembolso de 2 millones 429 mil 353.75 pesos (57.8%); en segundo lugar, se encuentra el PAN, que ha gastado un millón 712 mil 479 pesos (40.7%). Lo erogado por estos partidos representa que de cada peso gastado detectado en propaganda electoral en Mérida, PRI y PAN han gastado 98.5 centavos.

En cuanto al resto de partidos políticos en contienda, se identificó poca participación en la propaganda en publicidad exterior fija; sólo gastaron 64 mil 510 pesos, 1.5% del total. Llama la atención que no se detectó propaganda alguna del PVEM.

Si nos concentramos en la campaña para la presidencia municipal de Mérida, estimamos que la propaganda desplegada en publicidad exterior fija de Angélica Araujo, candidata del PRI, sumó un millón 922 mil 142.72 pesos, equivalente a 23% del tope de campaña (que es de 8 millones 339 mil 554.45 pesos); en el caso de la candidata del PAN, Beatriz Zavala, se estima que erogó un millón 334 mil 306.55 pesos, lo que representa 16% del tope de campaña, por lo que estos dos partidos alcanzarían ese tope si siguieran gastando en ese ritmo detectado en nuestra observación.

Comparando el monto estimado de los desembolsos de los partidos con las necesidades de la población de Yucatán, encontramos que los 4 millones 206 mil 343 pesos gastados por los partidos equivalen a casi 44 aulas para escuelas primarias completamente acabadas y a 102 pies de casas con una recamara de 12.52 M2 y un baño de 3.5 M2.

Nuestra observación nos permitió encontrar lugares en la ciudad de Mérida en los que hay más de dos anuncios de una misma candidatura, con lo cual se genera una sobreexposición de propaganda electoral, la cual se concentra sólo en impactar visualmente a los electores; así, los candidatos se han vuelto una mercancía y prefieren la publicidad exterior fija para generar la llamada “recordación de marca”; las elecciones se vacían de contenido, porque se aporta poco valor al votante que no conoce realmente las propuestas de los candidatos.

Por todo lo anterior, es impostergable la realización de debates entre los candidatos en la contienda para que discutan sus propuestas frente a la ciudadanía, así como es urgente reducir y regular el financiamiento público entregado a los partidos políticos y bajar los topes de campaña. Nos sumamos a la campaña ¡Ya bájenle! impulsada por ciudadanos y Alianza Cívica.

Finalmente, estamos en presencia de una severa contaminación auditiva y visual por la gran cantidad de propaganda impresa en esta campaña que se convertirá en contaminación ambiental cuando las lonas utilizadas, al final de la campaña, sean arrojadas a basureros, con lo que las tintas contaminarán el suelo y el subsuelo a lo largo de Yucatán.

Existen otros tipos de gastos de campaña que no se incluyeron, pero que están siendo utilizados por los partidos políticos, a saber: vallas móviles, publicidad en transportes (camiones urbanos, taxis y bici taxis en los cuales, exclusivamente, hay  propaganda de candidatos del PRI); gastos en medios de comunicación, prensa e internet; los regalos que han sido reportados por ciudadanos que reciben de los partidos, así como gastos de reuniones para hacer proselitismo, entre ellos, desayunos, comidas y viajes a la playa que realizan los partidos, entre las que se incluyen las “batucadas” o grupos de jóvenes que son contratados para que recorran la ciudad en caravanas, gritando y agitando banderines, y que pueden recibir dinero, regalos o ser llevados a terminar en un sitio para divertirse (principalmente, del PRI).

*-*-*

Para mayor información o si desea una copia del informe completo, dirigirse a:

Miguel Acosta y Alberto Arjona
Frente Cívico Familiar / Participación Ciudadana, A. C.
Av. Yucatán 600, por Andador 50 y Andador 54.
Col. Jardines de Mérida.
97135 Mérida, Yucatán.
Tel (999) 285-0319
Correo: frentecivicofamiliar@hotmail.com